Un viaje en ascensor hoy lleva unos segundos, incluso cuando el edificio tiene más de 40 pisos. Pero no siempre fue así. De 1970, cuando los comandos eran a relés hasta el sistema sin cables de los días de hoy, el ascensor pasó por muchos cambios para garantizar más seguridad y calidad en el ascenso y descenso de las personas.

Para que acompañe esta trayectoria únase con nosotros a recorrer la evolución del ascensor.

Años 70

Los ascensores operaban con sistemas a relés, dispositivos electromecánicos que presentaban fallas con frecuencia. En consecuencia, las personas podían quedar atrapadas en el ascensor con más frecuencia. Además, la velocidad era lenta, causando molestias a los pasajeros por el tiempo del viaje.

Años 80

Los comandos ya utilizan placas electrónicas, con microprocesadores, que controlan con mayor precisión la velocidad y la frecuencia del ascensor. Con ese cambio, la calidad del viaje mejoró y la seguridad también, con una reducción en la cantidad de fallas.

Años 90 y 2000

Nueva generación de procesadores con motores controlados por el sistema VVVF – variación de voltaje y variación de frecuencia. Además del aumento considerable en la comodidad durante los viajes, los ascensores pasan a contar con opcionales que amplían sus funciones, como el sistema de anticipación de llamada. Con él, el pasajero indica el piso que desea ir antes de entrar en el ascensor y un sistema inteligente que indica qué ascensor lo llevará con menor tiempo de espera y evitando filas. Los motores son de imanes permanentes con reducción del consumo de energía y mejor desempeño del elevador.

MULTI Test Tower

2010 hasta hoy

Son los ascensores que usamos hoy en día. Las tarjetas electrónicas con procesadores permiten que el sistema operativo del ascensor opere en tiempo real. Con ello, es posible ampliar la capacidad de innovación, a partir de sistemas más complejos. Por ejemplo, programar el uso del ascensor de acuerdo con la demanda del edificio y los sistemas de interfaz más amigables con el usuario, desde pantallas táctiles en la cabina. La evolución tecnológica también permitió el desarrollo del primer ascensor que opera sin cables y ya está en operación en la torre de pruebas de thyssenkrupp en Alemania.

El Futuro

¿Qué nos espera el futuro? Los sistemas utilizarán inteligencia artificial, lo que permitirá que un asistente personal responda a los comandos de voz dentro de la cabina. Por ejemplo, la persona puede hablar el piso que desea ir sin tener que pulsar ningún botón y el asistente responderá, incluso identificando a la persona por su nombre. Los recursos son ilimitados y otras funciones pueden ser ejecutadas por el mando de voz, como la intensidad de luz y hasta la temperatura ambiente. Además, será posible crear ambientes dentro de la cabina, como si fuera un ascensor panorámico, pero virtual, desde escenarios diferentes, ampliando la comodidad del pasajero. Es decir, la interfaz entre el hombre y la máquina será cada vez más cercana y amigable. ¡Hay que esperar para ver!

Related Post

Deixe um comentário

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>