Hoy en día es más común tener rampas en las aceras para ayudar a las personas con movilidad reducida. El equipo para que este público se mueva libremente también está presente en nuestra vida diaria. Hay ascensores y plataformas, así como otras soluciones para hacer que los entornos sean más accesibles.

Además de los discapacitados, otra parte de la población merece una mirada más cuidadosa. Estas son personas de 60 años o más, un número que ha ido creciendo con el envejecimiento de la población.

Proyectos accesibles

Para satisfacer las necesidades de las personas que tienen una discapacidad o que, debido a la edad o un problema temporal, necesitan atención especial, es necesario diseñar espacios dentro de los conceptos de accesibilidad.

Para cada tipo de construcción, el arquitecto debe pensar en diferentes soluciones, ya sea un espacio público, privado, abierto o cerrado, para uso restringido o para un flujo grande.

Lo bueno es que hay productos de alto rendimiento que se desarrollaron exclusivamente para este mercado, como ascensores domésticos, plataformas verticales e inclinadas y sillas de escalera.

Libertad en casa

Para aquellos que prefieren vivir en casa en lugar de un apartamento, las soluciones van desde ascensores especiales para hogares, el llamado elevador doméstico, hasta sillas tipo elevador que transportan a una persona sentada.

El ascensor es una opción más accesible hoy, tanto en términos de costo como en términos de construcción. Esto se debe a que son más compactos y se adaptan a un edificio que ya existe, con un máximo de cinco pisos.

El salvaescaleras es un producto mucho más compacto y fácil de instalar, así como su funcionamiento. Desde un simple control, cualquiera puede manejar la silla para subir o bajar las escaleras.

Espacio publico con inclusión

Para romper las barreras de acceso a espacios públicos, como bancos, teatros, escuelas, entre otros, la legislación prevé las adaptaciones que deben hacerse.

Para ubicaciones de hasta cinco pisos, el elevador de uso restringido es el producto más adecuado para edificios nuevos y existentes. Con innovaciones en tecnología, la nueva generación de estos ascensores tiene diferenciales que solo se encontraron en los ascensores convencionales, como las máquinas de tracción sin engranajes y la tracción por correa.

Pero, cuando la ruta es equivalente a dos pisos o cuatro metros, es decir, cuando no se indica un elevador, el uso de una plataforma vertical es la solución. Este es el caso, por ejemplo, de un banco que necesita tener un medio de transporte para un usuario de silla de ruedas, pero no quiere llevar a cabo grandes obras civiles.

Ahora, cuando es necesario adaptarlo a un lugar público con escaleras, como estaciones de metro, la plataforma inclinada es la mejor opción. Se adjunta a los escalones de las escaleras y se adapta a diferentes ambientes.

Si está buscando un producto que satisfaga sus necesidades de accesibilidad, consulte nuestra cartera especialmente desarrollada para este mercado.

Related Post

Deixe um comentário

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>