Subir y bajar del ascensor es fundamental para la vida en las ciudades. Los datos nos ayudan a traducir esta realidad. Más de la mitad de la población mundial ya vive en zonas urbanas y  para el 2050, se estima que las ciudades albergarán al 70% de los habitantes del planeta, lo que equivaldría a 5 mil millones de personas, según una encuesta de Naciones Unidas (ONU).

La urbanización es una tendencia y con el crecimiento de la superficie construida, el número de ascensores también aumenta en la misma proporción. Para satisfacer esta demanda, existen varios modelos de ascensores para cada tipo de desarrollo.

Sin embargo, las soluciones de movilidad que sirven a un edificio residencial no son las mismas cuando el proyecto es un condominio de uso mixto, por ejemplo.

Entonces, ¿cómo pueden los arquitectos, ingenieros y diseñadores encontrar una combinación perfecta?

Cómo elegir el ascensor

A la hora de elegir el ascensor, el primer paso es dar respuesta a las siguientes preguntas: número de pisos y circulación esperada de personas en el proyecto, además del tipo de uso del edificio (residencial, comercial o mixto).

Con esta información, un software de simulación de tránsito hace el cálculo para saber cuántos ascensores se necesitarán para ese proyecto. Existen reglas que establecen las cantidades mínimas de ascensores que deben especificarse para satisfacer la demanda de población de cualquier edificio.

Conociendo la cantidad de ascensores necesarios, es necesario tener en cuenta las características del proyecto para definir qué modelo se adaptará mejor a las necesidades diarias de los usuarios, como un recorrido rápido por las plantas.

Velocidad x ocupación

Independientemente del tipo de edificio, a nadie le gusta esperar mucho tiempo por el ascensor. Por lo tanto, un aspecto importante del proyecto es el tiempo de viaje a través de los pisos.

Para definir la velocidad del ascensor, existen algunos cálculos que tienen en cuenta la altura de los edificios. Para los edificios residenciales o comerciales considerados de poca altura o low-rise, la tendencia es de ascensores con velocidades de hasta 1,75 metros por segundo.

En edificios con tránsito medio o mide-rise, la velocidad puede alcanzar los 3 metros por segundo. Y para edificios de mucho tránsito o high-rise, como rascacielos, los ascensores son de alta velocidad.

Y para garantizar un desplazamiento aún más eficiente, los edificios con un gran flujo de personas pueden optar por el sistema de anticipación de llamadas, una solución eficiente e innovadora.

Cómo agregar valor al proyecto

Además de la movilidad, el ascensor puede agregar valor al edificio de varias maneras. La tecnología es sin duda la puerta de entrada a la innovación traducida en beneficios.

Uno es el ascensor sin cuarto de máquinas, es decir, ese modelo que no necesita espacio en el edificio para el motor. Esto se debe a que la máquina ya está conectada a la caja de funcionamiento del elevador. Este cambio trae ventajas como el aumento de la superficie útil del edificio.

Las posibilidades también son diferentes cuando se trata de diseño de ascensores, con varias opciones de materiales para una decoración de cabina que va de lo limpio a lo sofisticado. Todo pensado para un viaje cómodo, seguro y eficiente.

¿Y en el futuro?

Cuando pensamos en ascensores, siempre vemos una cabina subiendo y bajando. Pero, con la evolución de los edificios, ya existen tecnologías que rompen este paradigma. Uno de ellos, TWIN, permite que dos ascensores se muevan de forma independiente ocupando el mismo pozo.

Aún más innovador, es el ascensor sin cables que permite viajar no solo en vertical, sino también en horizontal. MULTI ya existe y puedes hacerte una idea de cómo funciona, embarcándote en un viaje aquí.

Related Post

Deixe um comentário

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>